domingo, 12 de marzo de 2017

Sello de calidad: pañales Dodot

Dodot lanza sus nuevos pañales para una nueva generación de #papásdodot, basándose en la equidad de reparto de tareas en cuanto a la crianza de los hijos se refiere. En casa, la verdad que los pañales los cambiamos indiferentemente uno u otro.


Cuando Madresfera me ofreció participar en este sello de calidad, me apunté sin dudarlo. Unos días después recibimos una bolsa muy graciosa con todo lo que un papá necesita para cambiar un pañal: un paquete de pañales y otro de toallitas. La pena es que los pañales eran talla 4 y mi peque lleva una 5… por lo que se nos complicaba un poco probar el producto.




Con mis dos hijas hemos usado pañales Dodot: Con la mayor de forma exclusiva y con la pequeña, alternando con otros más económicos para el día. Los que usamos para la noche son los Dodot Activity, talla 5, por lo que no nos hemos atrevido a probar por la noche los que nos mandaron por si se salían. Durante el día si los hemos probado y el resultado ha sido bueno, pero no hemos hecho muchas pruebas pues los pañales de la talla 4 le aprietan en los muslos a la niña (está algo rolliza por esa zona, jajaja), y no era ese el plan.

Así que, para poder completar un poco esta prueba de producto, al padre de las criaturas se le ocurrió que experimentásemos un poco con los pañales. Lo que hicimos fue verter un vaso de agua (la misma cantidad) en cada uno de los tres modelos que teníamos en casa: Dodot Activity, el nuevo Dodot y el pañal más económico. En las imágenes podéis ver el proceso:



El resultado del experimento fue que el nuevo Dodot repartió mejor que el resto el agua en el pañal, con lo cual, este se hinchaba menos, como se aprecia en la imagen, y por lo tanto, se entiende que, mantiene el culito del bebé seco durante más tiempo. Esto es debido a una absorción mejor y más uniforme.


Y hasta aquí nuestra opinión sobre el nuevo pañal para #papásdodot. Y a  vosotros, ¿qué pañales os convencen más? ¿Cuales son, para vosotros los más absorbentes?

martes, 7 de marzo de 2017

¿La maternidad merece la pena?



Un día cualquiera a las 7:40 de la mañana, durante la sesión de peluquería diaria (en la que sudo lo que no está escrito, todo sea dicho) mi hija de 6 años me dice:

-Mamá, cuando sea tía voy a hacer unas trenzas tan chulas como las tuyas…

-Ah! Muy bien, hija- Contesto cual autómata…

¡¡¡Un momento!!!

-¿Tiaaa? Y cuando, seas madre también ¿no?

-No mamá, no quiero que un bebé me destroce la barriga…Yo voy a ser tía.

Está claro que es lo que está de moda, no sufrir, no pasarlo mal…Que todo es de color de rosa. Por supuesto que le expliqué a mi hija que no siempre duele, pero aunque duela es maravilloso y compensa ser madre. ¿Pero, qué mensaje les da la sociedad a nuestros hijos? La vida no es solo disfrute…Si, que queremos que nuestros hijos sean felices, pero también que sepan manejar el fracaso, el dolor, y que lo acepten, que sepan llevarlo y ver más allá…Cómo padres no queremos verles sufrir, pero también es inevitable y enriquecedor…Al final los queremos hacer tan felices que estamos al borde de hacerlos desgraciados…Pero de eso ya hablaremos otro día

Imagen
Últimamente he leído y oído que un personaje público ha escrito un libro sobre su maternidad que al parecer no está llendo como esperaba; No voy a criticarla, no: tranquilidad; Entre otras cosas, porque no lo he leído, pero a raíz de esto se ha comentado por ahí eso de que se pinta la maternidad como idílica cuando no lo es, que se pierde calidad de vida o que la gente se decide a ser madre engañada y por presión social de que ya toca...Todo depende de la escala de valores de cada cual y seguramnete, si mirásemos un poco más a nuestro alrededor no nos llevaríamos tantas sorpresas:

1. Cuando éramos pequeños, alguien hacía las cosas en casa y nos enseñaba a ser mejores personas ¿Quién no recuerda el día a día de su madre hace unos 20 o 25 años? Recogiendo la casa, haciendo comidas y cenas, planchando, quitando pañales, gestionando baños, pasando noches en vela junto a nuestra cama cuando estábamos enfermos, ayudándonos con las divisiones, ideando manualidades en un día de lluvia…Y así un millón de cosas. No recuerdo yo a mi madre saliendo o viajando sin parar durante mi infancia…Pues ahí ya tenemos una pista ¿no?

2. No sé quién te puede engañar con respecto a la maternidad, es verdad que hay gente que le va genial el embarazo, el parto, la crianza o que no cuenta lo malo… Yo creo que no lo cuentan o simplemente lo ven obvio. Cierto es tan bien que nos hipnotizan los anuncios de mamá perfecta y guapísima, recién parida, con bebé precioso, recién nacido, que no llora cuando le pones la crema (por ejemplo) después del baño: aquí si hay engaño, pero ¿esto se lo cree alguien?

3. Los hijos te hacen perder calidad de vida…Hombre de vida no, de vida social, tal y como la conocías hasta ahora, rotundamente sí, sobre todo al principio: La gente con hijos no sale igual que la gente sin hijos, y hasta el más juerguista con la hija más bendita del universo ha dejado de salir jueves, viernes y sábado…Cada uno a su nivel: de fiesta, de viaje…Cambia la cosa, bastante o mucho, depende de los churumbeles totalmente, pero sólo es una época  y si tienes buenos amigos lo entenderán; y si no, es que no eran buenos amigos. Cambias copas por biberones, bares por parques de bolas, pero no lo veo yo tan grave.

4. Hay gente que espera y se cree que los hijos no le cambiaran la vida y lo suelta a los cuatro vientos…Esos sí que van engañados, pero por ellos mismos. A ver, es obvio…Vas a pasar a tener una persona dependiente de ti 100% ¿cómo no te va a cambiar la vida? Y por si fuera poco, te va a hacer sufrir porque lo querrás tanto que siempre estarás preocupado por él, incluso cuando tenga 30 años y se haya independizado, y si no lo crees pregunta a tu madre. Yo cuando alguien suelta el tópico “A mi ser padre no me va a cambiar” es que me da la risa floja.

5. El primer hijo es una revolución psicológica y física para la mujer (hablo desde mi experiencia, por eso solo nombro a la mujer) Pasas de verte como recién casada (aunque sea durante 3 años) y mona con todo a verte amorfa (nada te queda bien), pálida, ojerosa y encima sueltas fluidos por todas partes, esto es así. Estás dolorida (hablo después de dos partos naturales 100%, no quiero imaginar el postparto con cesárea…), muerta de sueño y hueles a leche materna todo el día, complejo de vaca y/o de extra de Walking Dead

¡Claro que es duro!  Y aun así, es increíble y maravilloso, sí. Entonces ¿La maternidad merece la pena? Si...

Porque, a pesar de lo duro que sea, sientes y sabes que has hecho lo mejor de tu vida, solo con verlos. Y son tuyos… por muy desastre que te creas, eres padre.

Porque, todos los días te preguntas como nadie te había contado que se podía sentir tanto amor y tanto miedo (no lo voy a negar) a la vez.

Porque ellos te cambian, sí: te hacen ser mejor persona, pasas a preocuparte de cosas realmente importantes y no haces caso de tonterías, comienzas a priorizar ¡Y mucho! Porque aprendes a organizarte, a asesorar,  a cocinar, a enseñar,  a educar (o lo intentas), a consolar, a reír y a llorar con ellos.

Porque vuelves a ser niño, rememoras tu infancia y vives de nuevo  las cosas a través de sus ojos.

Porque a pesar del cansancio, las dificultades, las malas noches, las preocupaciones, ellos son tu motor y pasan a ser tu motivación.

Porque ellos te miran como nadie lo ha hecho antes.

Porque a pesar de todo la gente repite.

Porque nuestros padres nos tuvieron a nosotros y les mereció la pena, Será por algo ¿no?

Se me ocurren miles de porqués pero sólo te diré que aproveches cada minuto de tu hijo porque ya no va a volver, así que debes vivirlo intensamente pues los días pasan lentos pero los años rápido y si estamos constantemente esperando que pasen a épocas menos “complicadas” nos perderemos lo que está pasando ahora mismo, justo delante de nuestros ojos; porque los hijos son un regalo y son un regalo temporal ya que en unos años, ellos emprenderán su propia aventura…Y nuestra misión es educarlos y criarlos para ello: para que sean unas personas integras y vivan su vida en base a unos buenos principios.

Y a tí, ¿la maternidad/patrernidad te merece la pena?

domingo, 1 de mayo de 2016

Un regalo para mamá

Hoy se celebra el Día de la Madre. Multitud de pequeñajos llegaron el viernes a casa con un regalo para mamá hecho con sus propias manos. Algunos no habrán aguantado hasta hoy y otros, sin embargo, guardan el regalo hasta el día de hoy con ayuda de algún padre cómplice. Creo que lo de esconderlo es lo que más le gusta a mi hija mayor...
La pobre lleva 10 días malita, enlazando virus, lo que ha hecho que no pudiese realizar su trabajo como sus compañeros para sorprenderme esta mañana y hace un par de días cuando se dio cuenta de ello, comenzó a llorar y yo le dije que no pasaba nada que yo haría un dibujo y ella lo coloreaba pero no, no quiso: "Mamá, es una sorpresa. Tú no lo puedes ver. Y tengo que esconderlo hasta el domingo". Así que dicho y hecho, ella sola hizo su dibujó y lo pintó con toda su inocencia y diciéndome: " No mires, mamá" o "No entres aquí, que esto es una sorpresa". Y e aquí el resultado:


Ha sido mi mejor regalo, no el dibujo en sí, si no esa preocupación, ese interés por sorprenderme, en definitiva ella, ella es el mejor regalo y como está de bien y cómo es de buena y cariñosa. Y su hermana, el otro regalo. Y es que hecho la vista atrás, a todo lo vivido y sufrido con ellas y no puedo estar más contenta con el resultado y con cómo vamos superando los obstáculos lis cuatro. Así que Feliz Día de la Madre y a disfrutar de vuestros regalos: los hijos.

lunes, 18 de abril de 2016

Petit Fernand. Etiquetas personalizadas.

Nos hemos adentrado ya en el último trimestre del curso...Que rápido va esto. En breve llegan las vacaciones de verano, los campamentos, las "escuelas de verano" y en todos ellos el imprescindible siempre es llevar todas las prendas bien marcadas. Por eso, hoy os traigo la mejor opción para mi cuando de esto se trata, y son las etiquetas personalizadas de Petit Fernand, y pensaréis: pues como otras tantas, pues no, os aseguro que estas duran mucho, aguantan el lavado, el secado, son monas, se pueden personalizar totalmente y además no molestan en absoluto a los peques.

Quiero destacar la gran calidad de las etiquetas para ropa: nos olvidamos de rotus permanentes, bordados, etc... Y además la ventaja de que al ser etiquetas personalizadas, se puede elegir una gran variedad y combinación de colores, varias tipografías y 80 ilustraciones, con lo que aunque nuestros niños no sepan leer, las van a identificar sin problemas. Se pegan estupendamente, en tan solo 12 segundos con plancha, usando un papel especial que incluyen o papel vegetal sin más. No se caen,duran, duran y duran.


Entre las etiquetas también podemos encontrar para objetos y ¡hasta para zapatos! Y no os preocupéis por que se borren con el sudor porque las de los zapatos llevan una pegatina transparente que actúa como protección y evita que pase esto. A lo mejor os parece una exageración lo de los zapatos, pero este mismo año, en clase de mi hija mayor, tras una clase de psicomotricidad, varios niños se fueron a casa con las prendas cambiadas (llevan uniforme), y los zapatos fueron los más difíciles de identificar porque casi ninguno los llevaba marcados. Por si os lo estáis preguntando, la mía vino únicamente con lo suyo. ;-) Estos días, he tenido la posibilidad de probar un pack: en este caso he pedido el de campamento. Hace casi dos años pedí el de cole y me fue muy bien: las etiquetas continúan puestas en las prendas...Si, algunas ya gastaditas pero con la tralla y lavados que llevan la verdad que el resultado ha sido buenísimo.


El pack de campamento  consta de 145 etiquetas, contiene 60 etiquetas termoadhesivas para ropa y varias etiquetas autoadhesivas de diferentes tamaños y con una o varias líneas, además de 10 etiquetas autoadhesivas para zapatos y 5 de equipaje que son bastante grandes y en ellas podemos poner nuestra dirección. Las etiquetas son muy fáciles de crear en la web, con pocos clics y muchísimas combinaciones y además el envío es gratis y rapidísimo, en pocos días lo tienes en el buzón de tu casa.

Podéis hacer uso de estos comodísimos packs: de guardería, cole o campamento, o pedir las etiquetas de forma individual. La verdad que los packs cunden muchísimo. Además, ahora como novedad han salido las etiquetas adhesivas para la ropa, que se pegan en la etiqueta de la marca o en la etiqueta informativa en solo dos segundos. No hace falta plancharlas, solo presionar. Me parece una opción estupenda para ese momento de prisa en el que te das cuenta que te falta algo por marcar, pero no vas a empezar a poner la plancha.

En definitiva, unas etiquetas que siempre recomiendo por su personalización 100% y por su alta calidad: Petit Fernand.

Espero que os haya gustado. Y vosotros, ¿Conocíais estás etiquetas? ¿Cómo marcáis la ropa de los niños?

Post patrocinado.


viernes, 15 de abril de 2016

Las recetas de mi libreta

Hoy vengo con una nueva sección para el blog, a esta sección la voy a llamar "Las recetas de mi libreta" En principio va a ir enfocado a recetas para hacer con niños o para ellos, espero que os guste y os sirva de inspiración.

Mi hija lleva unos meses, que cada vez que me ve en la cocina, se trae un taburete para ganar altura y poniéndose a mi lado me pregunta "¿Puedo ayudar?" Siempre intento que ponga la mesa y después pues ya me ayuda a sacar platos (de plástico), a batir un huevo -por ejemplo- o a preparar fiambre en un plato, tareas muy sencillas que no implican grandes catástrofes culinarias, aún así es muy dada a que se le caiga el agua,el tomate, etc..Así que cocinar en casa con ella implica alto riesgo de acabar bien pringados. Aún así hemos hecho alguna cosa, como pizzas, galletas o una tarta, todo sencillo, y viendo lo que disfruta, cada vez hacemos más.

Este fin de semana, en su cole organizan un concurso de cocina para niños de 4 a 6 años, tipo "Máster Chef" y ella, por supuesto, va a participar. Deben preparar un postre o merienda en unos 20 minutos sin usar electrodomésticos ni fuentes de calor. En la búsqueda de la "receta perfecta" he encontrado unas cuantas ideas fáciles que quiero compartir hoy con vosotros.

Mirad estos sandwiches tan divertidos y apetecibles para merendar, vistos en Decopeques:


O un tren hecho a base de pan de molde, frutas (fresas, manzana y arándanos) y nata.


Y como postre, podemos elegir entre: un huevo frito con patatas y ketchup muy sano, ya que está hecho a base de frutas (melocotón y manzana), yogurt y mermelada. Podéis ver como aquí.


O unos ratoncitos muy sabrosos de fresa y orejas de almendra. Visto aquí, dónde encontraréis más recetas divertidas y saludables.


¿Os han gustado? Pues podéis ver más en mi muro de Pinterest de recetas para niños. Esto es todo por hoy, espero que os sirvan e inspiren las ideas y que sigáis atentos al blog que esto ya se pone en marcha.

La semana que viene os cuento nuestra receta y como fue el concurso. ¡Manos arriba!


lunes, 18 de enero de 2016

Nuevos aires

Hace poco se cumplieron tres años desde que tengo un blog. La idea inicial fue una mezcla de desahogo de todo lo que me había supuesto la maternidad de una niña con problemas y un posible TGD y ser una referencia y apoyo de otros padres que pudieran estar en una situación parecida a la nuestra. Con el paso del tiempo, nuestra hija mayor ha evolucionado espectacularmente, nuestro día a día ha mejorado y, además, hemos aumentado la familia. Tanto ha cambiado chiquitica que su trastorno es imperceptible a ojos de "padres típicos" (los que tienen hijos neurotipicos).


Así que como el blog debe evolucionar conmigo, toca darle otro aire, no es que vaya a olvidarme del Tea, Asperger o Autismo, eso sigue pero si quiero meter contenido más estructurado.
Hablaré de planes con niños, incluso recetas para ellos o para hacer con ellos, sigo hablando de embarazo, de maternidad y de crianza-estimulación. Sigo hablando de libros pero concretaré algo más, haciendo reseñas y recomendaciones, los diy de los peques y para los peques seguirán por aquí, y también los post personales sobre nuestro día a día y de actualidad; y mes a mes, os mostraré mis descubrimientos. Queda pendiente si incluir o no temas de moda o decoración.

Qué opináis? Me encantaría si me decís de que os gustaría que hablase o de que no.

Pues espero que sigáis al otro lado y que me deis vuestra opinión. Hasta pronto!

viernes, 15 de enero de 2016

No al postureo y si a la conciliación

Empiezo el año con un post que sé que va a levantar ampollas, pero este tema me toca muy de cerca, ahora que debo incorporarme al trabajo tras disfrutar del permiso de maternidad, más la lactancia y vacaciones (ya no sé que más acumular) con mi segunda hija.

Sra. Bescansa, tiene usted una suerte increíble de poder llevar a su bebé al trabajo, dónde además hay una guardería que podrá empezar a usar en unos meses, algunos mataríamos por eso...


La conciliación: eso tan bonito como irreal que nadie a ciencia cierta sabe que es y que los españoles conseguimos a golpe de talonario o con ayuda de los abuelos.

No creo que la solución sea llevárselos al trabajo. Estoy de acuerdo que te puede surgir un imprevisto pero, entonces, te coges un día de tus vacaciones para atender a tu niño. No me pareció justa la imagen del otro día en el Congreso, a mi me ha dolido.
No se muy bien que pretendia Bescansa, pero yo me he quedado con cara de tonta, me ha sonado a recochineo (con perdón) Por qué los políticos pueden hacerlo y el resto no? Ha quedado claro que sus privilegios no son los de los ciudadanos de a pie. Aquí si que hay clases...

Me quedan 14 días para empezar a trabajar y lo llevo muy mal. Me siento fatal, voy a pagar a alguien para que disfrute de mi hija, que con lo pequeña que es se pone loquita cuando ve aparecer a su papi o su mami, y por lo tanto es consciente de la separación. Y si no vuelvo al curro, peligrará mi puesto ( por problemas en el embarazo llevo fuera desde mayo) y lo peor de todo es que, además, la gente pensará que soy una privilegiada o que vivo muy bien si llego a pedirme una excedencia...Incluso algunos pensarán ya que menudos 7 meses y pico llevo (haciendo el holgazán).

Por ahí hay que empezar, porque una sociedad vea normal esta situación o busque medidas de conciliación para que no se tenga que "elegir"...Como por ejemplo una baja de maternidad en condiciones, guarderías en los centros de trabajo, favorecer el teletrabajo, permisos para poder llevar a los hijos al médico o cuidarlos cuando están malitos, ampliar el calendario escolar, incentivos fiscales a empresas que apliquen medidas de conciliación, hay mucho que cambiar.

Para mi lo del otro día fue postureo, lo siento pero es así. Porque eso no es conciliar, yo tengo un bebé de 5 meses y si lo llevase al trabajo no rendiría nada... Cómo va uno a concentrarse teniendo en brazos a semejante preciosidad, vamos que no lo veo. Y en el Congreso: niño de brazo en brazo y todos intentando conseguir la foto más viral: postureo. Y lo de subir la silleta por las escaleras...


Quizá esto haya servido para poner el debate sobre la mesa y para darnos cuenta de que la casta política tiene unos privilegios superiores al resto de los mortales, pero no creo que tener al bebé 5 horas allí sea la mejor manera de reivindicar nada.

En fin, ojalá por fin se pongan los políticos de este país a luchar por una conciliación real, yo sigo soñando con una baja de 6 meses ampliable a 2 años aunque sea cobrando algo simbólico, porque señores 16 semanas no son 4 meses, no, son 3 y pico y el día que te vas a trabajar dejando a tu bebé donde toque se te parte el corazón y eso tiene poco arreglo.

Así que, no al postureo y si a la conciliación, pero a la real.